damasco

Amanecer en Damasco

10 €

Ficha

Autor: Fernando del Val
Género: Poesía
Páginas: 88
Encuadernación: Rústica
Isbn: 978-84-932586-1-0

Sinopsis / Información

Amanecer en Damasco es un templo sostenido por una cariátide de Modigliani. Pagano. Con cinco estancias que alumbran, en forma de capítulos, una poesía desprejuiciada que salta del rigor formal a las posibilidades que brinda la abstracción. Entretanto, su autor se permite incluso una visión intelectual de la dimensión amorosa.

Respecto a las posibilidades comunicativas que brinda la expresión poética, Fernando del Val no lo duda: «Un mensaje sin contenido no puede ser bello», ha declarado. En el libro, su expresión se va desdoblando a través de diferentes registros coherentes, con matices que mantienen reconocible la voz a lo largo de las páginas. En definitiva, un poemario que, por medio de la reflexión, pretende confirmar el rezo de una de las citas introductorias: «La belleza salvará al mundo», Dostoiesky.

Fernando del Val

IMG_5844
FERNANDO DEL VAL (1978) es periodista y escritor. Desde 2003 colabora en medios generalistas y en publicaciones especializadas. Ha cultivado todos los géneros en todos los medios y ha sido diez años columnista de El Mundo en Castilla y León. Licenciado en Periodismo por Gales; Máster en Radio por la Complutense y RNE y Especialista en Locución y Presentación en el instituto de RTVE; así como en Historia y Estética de la Cinematografía por la UVa. En el plano literario es una de las voces con más personalidad del país. Original y respetuoso con la tradición, cultiva, sobre todo, la poesía. Destaca su trilogía de Nueva York, compuesta por: Orfeo en Nueva York (2011), Lenguas de hielo (2012) y Regreso al Metropolitan (2013), gracias a la cual es considerado “uno de los poetas imprescindibles en la generación de principio de siglo” –Javier Lostalé-. Su obra la han defendido autores tan dispares como Caballero Bonald y Fermín Herrero. Su último libro es Los años aurorales (2017). Mantiene el blog Cuaderno de Horas, “uno de los más recomendables en el panorama de la literatura y de la reflexión en español”, según la Revista Subverso, de la Cátedra Delibes.   cuadernodehoras.blogspot.com F Fernando del Val T @fernandodelval_

Algunas críticas

Fernando del Val pertenece a una especie peculiar de poeta que prospera en los medios de comunicación y ha desarrollado unas peculiares características en su discurso lírico, influido por el ecosistema de las redacciones, donde también se trabaja con el lenguaje. Es, en definitiva, un poeta-periodista, que conoce las exigencias de la información, interesado por el mundo que le rodea y los problemas concretos de la gente. Por ello aporta una visión distinta de la que puedan tener los poetas-profesores, los poetas-banqueros o los poetas-jueces, que de todo hay en la viña del Señor.

Fernando es periodista. Pero es, sobre todo, un poeta joven, no sólo por su temprana edad, también por su intento de innovar, dotarse de un mundo propio y personal reflejado en su primer libro Amanecer en Damasco.

Este Amanecer anuncia una voz sugestiva. Un poeta que ha elegido caminos poco transitados por la poesía castellana, como son los de la ironía, la inteligencia que asume contenida la emoción y elude la sensiblería. Arranca con una primera parte, titulada Ad Cautelam, cuyos poemas exploran el hecho de la expresión, del lenguaje. Son poemas a la gestación del significado, que «… de la manta de la historia / tira», la caligrafía de las palabras «… los sustantivos / ven los momentos que palpan con la vista». El esfuerzo de objetividad, de distanciamiento de estos poemas, les da una cierta sensación de forma geométrica, de estructura de pensamiento fundamentada, insisto, en el humor y la ironía.

Muy notable, dentro de este personal discurso poético, es el texto titulado En el corazón de la Razón. Fernando del Val utiliza recursos que parecen ajenos a la lírica, como pueden ser el diálogo, fragmentos de una entrevista en un periódico o citas científicas, para construir un hermoso poema en el que la razón piensa el eterno tema del amor «Severo Ochoa dijo que el amor era cosa de física y química. Esto no atenta contra las magias cotidianas —chispazos de lo desconocido— que no son nosotros, pero interactúan en el ambiente». En el poema La Confusión, afirma que «intentamos entender las emociones / y eso acrecienta nuestro error».

Original también la parte del poemario titulada Sastrería, quizá porque el poeta corta, desmonta oraciones, textos, y los vuelve a coser, los recompone nuevos y distintos. Es el caso de Miré otros muros, trasunto del quevedesco Miré los muros de la patria mía. Esta sastrería también dispone de «Prendas que cubren el cuerpo» y cuentan cómo «… la cancela de tus párpados se deslizaba en ironía de vida / como si lloviera de abajo arriba un acto de fe». En Verano de 2004, Fernando se permite la licencia de la pasión, del lirismo, siempre contenido, pero de una poderosa sensibilidad «ponte … los paños de la entrega / los atavíos de la pasión / que quiero alunizar en tu piel de mares.»

El poema Damasco abriéndose constituye otro de los ejes centrales del libro, al que sin duda le sugiere el título. Damasco es un lugar mágico, la ciudad de la revelación donde quizá se encuentran las respuestas a la intensa búsqueda intelectual de todo el libro. «Damasco entre cristales traspasados / se declara en elegía / herida, de un riesgo no por conocido calculado». Desgraciadamente, como indica el texto del emir Faisal a Lawrence de Arabia: «las puertas de Damasco / están más lejos que las puertas del Paraíso». Intuye Fernando del Val que quizá tampoco Damasco tenga todas las respuestas y habrá de seguir buscándolas en nuevos libros. Amanecer en Damasco es el poemario, insisto, de un poeta joven, con la valentía de una voz original que se arriesga a equivocarse, que tiene por delante un camino de perfección, y a la que conviene seguir atentamente.

José Pulido. (Diario de Ávila)

«Esta poesía primera de Fernando del Val es, antes de nada, sorprendente. Amanecer en Damasco no tiene nada de generacional. Es un libro cuidadosamente construido en el que las citas clásicas, el latín y las referencias literarias conviven con absoluta falta de temor hacia las palabras».

Angélica Tanarro en El Norte de Castilla.

«Frescura en verso, Fernando del Val se perfila como un nuevo talento en el mundo de las letras vallisoletanas. Inquieto escritor y periodista que dará que hablar».

Comentario editorial de El Día de Valladolid.

«Fernando del Val ha comenzado a pescar palabras con desparpajo, talento y memoria mitológica».

Vicente Álvarez en El Norte de Castilla.

«Amanecer en Damasco posee un animismo lingüístico donde cobran vida y palpitan términos como lexema, sustantivo o adjetivo». Esperanza Ortega en noticia recogida

por Camino Monje en El Mundo de Castilla y León.

Reseñas

Todavía no hay nigún comentario, ¿te gustaría enviar la tuya?

Sé el primero en opinar “Amanecer en Damasco”

*

Categoría: . Etiqueta: .